El nuevo boom

La exportación de servicios es una gran apuesta para la economía peruana.

 

En los últimos 15 años las exportaciones peruanas han tenido un crecimiento sostenido, al punto que se ha convertido en una política de Estado. La diversificación productiva ha sido la clave, pues ya no dependemos solo de las exportaciones de materias primas.

El sector de exportación de servicios es una muestra de ello. Desde el 2003 prácticamente ha cuadruplicado su facturación (de US$ 1 716 millones a US$ 6 312 millones el 2016). Hoy la mitad de esta última cifra proviene del turismo, mientras que los servicios empresariales casi alcanzan los US$ 600 millones.

Los servicios de ingeniería, los centros de contacto (contact center), las empresas de software y las franquicias, mientras tanto, continúan en una escalada sin precedentes, en medio de un alto dinamismo.

David Edery, coordinador de Exportación de Servicios de PromPerú, subraya que en 1994 las exportaciones de servicios crecían en 6% anual. “En contraste, del 2005 al 2015, las exportaciones casi se duplicaron, pues empezaron a crecer a un ritmo de 10% anual”.

El Estado impulsó la oferta servicios a través de un programa de promoción y, además, se institucionalizó el rubro de servicios en los gremios empresariales, como la Cámara de Comercio de Lima (CCL), la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la Asociación de Exportadores (ADEX).

Edery afirma que la oferta peruana de exportación de servicios se empezó a dinamizar en el mercado latinoamericano gracias a las misiones comerciales. “Creamos un programa de mercados externos que nos ayudaron a entender cuál era el comportamiento del mercado para una oferta determinada”.

Este crecimiento también se debe a instrumentos como el Peru Service Summit, un evento emblemático del sector servicios que promueve el intercambio comercial. En la edición 2017, realizada del 2 al 5 de octubre pasado, se concretaron oportunidades de negocio por US$ 95 millones, cifra que superó a la registrada el año pasado. Los sectores más demandados fueron ingeniería, software y marketing digital.

 

Normas y promoción

El Plan Estratégico Nacional Exportador 2025, elaborado por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), constituye el esquema de prioridades comerciales donde destacan las manufacturas y los servicios, ambos con alta tasa de generación de empleo y generador de valor agregado.

“A nivel nacional, el PENX 2025 es la primera política sectorial que le da importancia muy relevante al sector de servicios. Ahora tenemos, efectivamente, en la hoja de ruta para los próximos años al 2025”, indica Edery.

A esto se suma recién promulgada Ley de Fomento al Comercio Exterior de Servicios, que permitirá la internacionalización de las empresas y la exoneración del pago de IGV para las facturas en el exterior.

La exportación de servicios implica el desarrollo de una marca colectiva, un nuevo patrón que permite la empresa enfrentar de manera más amigable el mercado internacional. Por eso PromPerú ha premiado a más de 30 empresas del sector de servicios en temas de innovación, asociatividad e internacionalización. Algunas empresas destacadas son Perutech y Novatronic, que tienen centros de negocios en Latinoamérica.

Según diversos expertos, el sector de exportación de servicios todavía necesita fortalecer el nivel educativo del capital humano, el financiamiento y calidad-precio.

 

.

.