Chocolate en París

Una importante delegación peruana lista a conquistar el Salon du Chocolat.

 

Entre el 28 de octubre y 1 de noviembre próximo se llevará a cabo en París el Salon du Chocolat, una feria donde una importante delegación peruana, compuesta por 12 empresas chocolateras y cooperativas productoras de cacao, ofrecerán sus mejores propuestas.

Samir Giha, CEO de Cacaosuyo, una de las marcas convocadas al Salon du Chocolat, asegura que no solo destacarán por ser la delegación más grande de la feria, sino que tendrán la oportunidad de interactuar con más de 500 visitantes de todo el mundo, incluidos potenciales clientes (distribuidores, tiendas por departamento, boutiques y chocolateras).

“Buscaremos hacer un mayor número de contactos y traer más marcas que quieran fabricar sus chocolates con nosotros en el Perú”, dice Giha.

Entre las actividades del Salon du Chocolat destaca una conferencia internacional dedicada a presentar el cacao de Perú, Haití y Nicaragua. En ella participarán productores locales y se premiarán a los mejores chocolates, pasteleros, napolitanos (panes elaborados con ese producto) y cacaos.

Tres agrupaciones peruanas —Asociación de Cacaoteros Choba Choba, Asociación de Caficultores y Cacaoteros de la Selva Central y la Cooperativa Agraria APPROCAP— están nominados al Premio Internacional del Cacao junto a otros 49 finalistas internacionales. Esta edición se celebrará el 30 de octubre.

 

 

Cacao peruano

Entre las ventajas de producir cacao peruano destaca la gran biodiversidad, mano de obra a precio competitivo y buena producción. El Perú también dispone de una de las especies más exclusivas del planeta: el cacao fino de aroma, del cual es el segundo exportador, después de Ecuador.

El mercado chocolatero nacional está compuesto principalmente por empresas pequeñas y medianas. Algunas de estas marcas han sido reconocidas en distintos certámenes, como el de Nueva York y, recientemente, en Londres.

“El país logró esos premios gracias a que ha aprendido a trabajar su cacao y a obtener un buen perfil de producto”, sostiene José Iturrios, director de la Alianza Cacao Perú, una iniciativa público privada apoyada por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

 

Crecimiento

Las exportaciones de cacao peruano están creciendo de manera sostenida en los últimos años. Pasaron de ocho mil toneladas en el 2006 a ochenta mil el 2016. Su mercado se compone de dos grandes tipos de compradores: los que hacen manteca y polvo; y los que lo convierten en licor y, luego, en chocolate. “Buena parte del cacao peruano, que es fino de aroma, pasa a convertirse en la segunda opción”, explica el representante de la alianza.

Las exportaciones chocolateras también continúan en alza. La mayoría se envían a Estados Unidos y Europa. “He visto bastante interés en países de Latinoamérica, como Chile, Argentina y Uruguay, donde el poder adquisitivo es cada vez mayor. Otro potencial son los Emiratos Árabes y Asia”, cuenta Sandro Aquino, gerente general de chocolates Bakau.

Para este innovador empresario del chocolate existe inconvenientes para los productores: los elevados costos de logística y de transporte, lo que dificulta el envío de grandes volúmenes. “Además, encarecen el precio final de los productos. Debemos trabajar en revertir esa situación”, finaliza.